Definir la  naturaleza de Cantabria es todo un reto, su riqueza y diversidad natural es  un gran lienzo policromático en el que cada persona  descubre una nueva pincelada única e irrepetible.

Cantabria con  sus 5.333 km2 cuenta con más de un 36 % de su superficie protegida, siendo la segunda comunidad con mayor porcentaje de terreno protegido de España.  Es  por ello que  podemos  entender Cantabria casi como una  gran parque natural, en el que en un mismo día podemos pasar del paisaje de alta montaña a disfrutar de uno de los principales humedales para la migración de aves entre Europa y África.

Prácticamente en casi la totalidad de  los municipios de Cantabria hay espacios protegidos o simplemente espectaculares, sería demasiado  extenso para una guía de viaje hacer una descripción detallada de todos, así que os mostraremos los que nos parecen más  interesantes , esperamos que los  disfrutéis.

 

Parque nacional de Picos de Europa y  Reserva de  la  Biosfera.

El Parque Nacional de los Picos de Europa se reparte entre Cantabria, Asturias y León, englobando los tres macizos de los Picos de Europa, con  más de  700 kmes el mayor espacio protegido de España. El Parque Nacional de los Picos de Europa constituye una muestra realmente excepcional del modelado glaciar, además podemos encontrar  los mejores bosques atlánticos españoles (hayedos y robledales), así como varias especies animales en grave peligro de extinción (oso pardo y urogallo). Los Picos de Europa también conservan unos modos de vida tradicionales perfectamente adaptados a las condiciones del medio, siendo muchos de sus pueblos interesantes conjuntos de arquitectura popular, enmarcados todos ellos por un paisaje único.

El Parque Nacional de Los Picos de Europa abarca los  municipios cantabros de Camaleño, Cillorigo de Liébana y Tresviso, siendo Potes  la  puerta de entrada a este gran espacio protegido. En la comarca de Liébana se pueden visitar las iglesias de Santa María de Lebeña y Santa María de Piasca y el monasterio de Santo Toribio de Liébana ( Lugar Santo de  la Cristiandad y  guardián del Lignum Crucis). En Camaleño se puede ascender a través del teleférico de Fuente Dé hacia el Macizo Central o de Urrieles y deleitarse con las vertiginosas vistas de verdes pastizales.

Centro de Visitantes del Parque Nacional de Picos de Europa Sotama.

El Centro de Visitantes del Parque Nacional de Picos de Europa Sotama pretende acercar al visitante a través de las diferentes salas expositivas al conocimiento y comprensión de la vida en el Parque Nacional de los Picos de Europa y la relación entre el hombre y la naturaleza.Las diferentes salas expositivas constituyen un recorrido a través de las características del paisaje del Parque Nacional, su geomorfología, fauna y vegetación, sus redes fluviales, sus usos cotidianos a traves de la relación entre el hombre y la naturaleza.

El visitante podrá conocer la reproducción de un templo románico, diferentes manifestaciones artísticas, una escenografía del Beato de Liébana, representaciones del interior de una vivienda, un cobertizo y  conocer diversos utensilios domésticos.

Abierto todo el año, salvo el 1 y 6 de Enero, y 24, 25 y 31 de Diciembre, de 9:00-18:00 horas´. En todos los casos la última hora de acceso al centro es media hora antes del cierre.

Teléfono oficina de Tama: 942 730555

 

Parque natural de los Collados del Asón.

El Parque Natural de  los  Collados del Asón se encuentra ubicado íntegramente en el término municipal de Soba, es un macizo montañoso calizo cuyo rasgo principal es su modelaje glacial. Lo más significativo estriba en que su desarrollo alcanzó las cotas más bajas de toda la península ibérica, como lo muestra la morrena frontal de Bustalveinte, así como  por la espectacularidad del Circo de Hondojón.

El Parque Natural de  los  Collados del Asón alberga una rica diversidad de fauna y flora, la cual asociada a la belleza de sus paisajes, hacen de el un lugar  imprescindible por visitar. Para  la recepción de visitas y asesoramiento cuenta  con un centro de  interpretación en  La Gándara. Desde aquí podemos  informamos de  la  variedad de rutas de senderismo que  podemos  realizar  por el  parque  y su  entorno.  Como lugares imprescindibles  os recomendamos  la  cascada de  la que  nace el río Asón , así como las cascadas sobre el río Gándara.

Centro de Interpretación del Parque Natural de los Collados del Asón y Montaña Oriental

Barrio Lavín, La Gándara de Soba  s/n. Soba. 39538 Cantabria.

Horario de apertura

Enero a marzo de miércoles a viernes  de 10 a 15:30 y fines de semana y festivos de 10 a 18 h.
Abril a Junio: de miércoles a viernes de 10 a 17 y fines de semana y festivos de 10 a 19 h.
Julio y Agosto: de lunes a domingo de 10 a 19 h.
Septiembre:  de martes a domingo de 10 a 19 h.
Octubre: de miércoles a viernes de 10 a 17 h. y fines de semana de 10 a 19h.
Noviembre y Diciembre: de miércoles a viernes  de 10 a 15:30 y fines de semana y festivos de 10 a 18 h.
* Cerrado los días 01/01, 06/01,  01/11, 24/12 y 31/12

Entrada gratuita//Teléfono: 942 677 371

 

Parque natural de las Dunas de Liencres

Se encuentra en el municipio de Piélagos, localizado en la desembocadura del río Pas (Ría de Mogro). El Parque Natural de las Dunas de Liencres tiene cerca de 195 hectáreas, y está formado principalmente por dos playas de gran belleza, una gran extensión de bosque de pino marítimo, y el sistema dunar que tan característico le  hace.

La playa Valdearenas con sus  más de  2500 metros de extensión es muy atractiva para el visitante por su entorno natural y agreste.La playa Canallave es mucho más  pequeña  con una extensión de algo  de  más de 200 metros, se orienta al noroeste y ofrece excelentes condiciones para el surfing, con olas sobre fondos de arena, de recorrido no muy largo, pero muy intenso.

El bosque de  pino marítimo ocupa  cerca de  140 de  las hectáreas del parque , este pinar ha venido cumpliendo una doble función: por un lado fijar las dunas y por otro constituir un lugar adecuado para el ocio al aire libre. Bajo el mismo se han desarrollado un conjunto de especies leñosas, orquídeas y herbáceas. Para facilitar las visitas y proteger el entorno, se han construido una serie de caminos y paseos en el interior del parque que además cumplen con una doble función: servir de lugar de expansión y recreo así como de cortafuegos ante un posible incendio.

El sistema  Dunar del Parque  Natural de  Liencres es sin duda uno de los  más importantes del norte de España, formado por  la acumulación de arenas eólicas. Desde el mar hacia el interior se reconoce una barra de arenas contigua a la costa, a partir de la cual crecen lenguas de mayor o menor extensión formadas posteriormente y constituidas por dunas móviles. Más al interior existe un amplio campo de dunas parcialmente colonizadas por vegetación natural, seguidas de dunas remontantes, fijadas mediante una repoblación de pinos.

La fauna y la flora, junto con la variedad de formas de acumulación de arena (estratificaciones cruzadas, pistas orgánicas, ondulaciones, dunas…), permite realizar gran cantidad de observaciones que posibilitan la comprensión de este tipo especial de proceso natural del ecosistema que aquí se desarrolla.

 

Parque Natural del Macizo de Peña Cabarga.

A escasos 15  km de Santander encontramos  la cumbre de Peña Cabarga, con sus 569 metros de altura podemos disfrutar de una de las mejores panorámicas de la región, con impresionantes vistas que abarcan gran parte de Cantabria y en especial la  bahía de Santander, una de  las  bahías mas  bellas del mundo. En  la  misma cima  podemos  encontrar también el monumento  al Indiano. La figura del Indiano representa  a los emigrantes cántabros  que partieron a  hacer  las  américas y  al cabo de  los años retornaron , realizando labores de mecenazgo en sus pueblos.

El Parque Natural de Peña Cabarga tiene una extensión de 2.588 hectáreas que están repartidas entre los municipios de Liérganes, Medio Cudeyo, Penagos y Villaescusa. El  macizo de Peña Cabargo así como el karst de Cabárceno han sido usados  por  los  humanos desde antiguo. En época  romana  cobro  una  importancia significativa  por  la extracción de  hierros a  cielo abierto.

El Parque Natural de Peña Cabarga, junto el karst de Cabárceno constituyen una formación geológica caracterizada por su atractiva morfología y por  presentar un color rojizo, resultado de la disolución de rocas calcáreas. Aquí se ubica el Parque de la Naturaleza de Cabárceno, referente internacional en la conservación y reproducción de animales en estado de semilibertad.

En cuanto a la vegetación, lo más valioso es la presencia del encinar costero sobre los litosuelos calizos, sobre todo en la vertiente sur, existiendo igualmente restos de robledales, bosques mixtos y bosque de ribera.

Parque natural de Oyambre

El parque natural de  Oyambre  comprende los estuarios de la Ría de San Vicente, la Ría de la Rabia y su entorno. Constituye un magnífico ejemplo de ecosistema litoral, rico en acantilados, zonas de praderías, bosques autóctonos, y diversos sistemas dunares. Cuenta con 5.758 hectáreas de extensión, que se encuentran repartidas entre los municipios de Comillas, San Vicente de la Barquera, Udías, Valdáliga y Val de San Vicente.

El parque está formado por unas marismas situadas alrededor de la Playa de Oyambre, de 4 Km de longitud. En la playa hay una torre que en la Edad Media servía para vigilar la presencia de ballenas a las costas. Dentro del parque también encontramos el Monte Corona( Donde se hallan entremezclados robles, fresnos, avellanos, acebos y castaños.), el estuario de la Ría de San Vicente, la playa de Merón, y Ría de La Rabia.

Parque natural de Saja-Besaya

Espacio natural situado en la zona central de Cantabria, englobando las cabeceras del río Saja y sus afluentes, así como algunos valles laterales de la cuenca del Besaya, con una extensión total de 245 kilómetros cuadrados, es el parque  natural  más grande de Cantabria. El Parque Natural incluye algunos de los mejores bosques de Cantabria, refugio de una valiosa fauna entre las que destacan ciervos (a finales de septiembre es posible disfrutar de uno de los espectáculos mas bellos de la naturaleza: la berrea del ciervo), corzos, jabalíes, lobos, rebecos, aves rapaces, algún oso pardo de forma ocasional y  sobre sale en especial  por contar con los cantaderos de urogallo más orientales de la Cordillera Cantábrica.

Destacan especialmente los robledales en las zonas bajas y septentrionales y los hayedos en las zonas altas (Saja y Bárcena Mayor) así como los acebales, abedulares y serbales del piso montano. La extensión del parque se clasifica en varias zonas de usos: recreativo, forestal, de uso agropecuario, de reserva y de pastizal. En las zonas de aprovechamiento ganadero destacan los ejemplares de ganado tudanco, una peculiar raza de bovino autóctona, muy ligada a la tradición de la zona.

Centro de Interpretación P.N. Saja-Besaya.

El Centro de Interpretación muestra al público los valores ecológicos del territorio protegido y los rasgos de identidad cultural de las sociedades rurales de su entorno inmediato, se ecuentra ubicado  en  la  localidad de Saja.

Horario:

Semana Santa, Julio y Agosto: de martes a domingo de 10 a 19 horas. Resto del año: De miércoles a viernes de 10 a 16:30, sábados y domingos de 10 a 18. Cerrado lunes y martes.

Entrada gratuita//Teléfono:  608 065 846

 

Parque natural de las Marismas de Santoña, Victoria y Joyel.

Espacio protegido de 38 kilómetros cuadrados de extensión que engloba toda la Bahía de Santoña y sus rías, así como el macizo del Buciero y las cercanas marismas de Joyel y Victoria, situadas en los alrededores de Noja. El conjunto constituye una de las zonas húmedas más destacadas de la Península Ibérica, punto clave en las rutas migratorias de numerosas especies de aves, así como uno de los sectores más variados e interesantes del litoral cantábrico. El Parque  Natural combina diversos tipos de paisaje costero: acantilados, playas y dunas, rías y marismas. También podemos destacar un rico patrimonio cultural arquitectonico en el que llaman la atención los  ultimos molinos de marea, los fuertes de Santoña y faros como el del Caballo uno de los más  bellos de España.

Ocupa 6.678 hectáreas repartidas entre los términos municipales de Argoños, Arnuero, Bárcena de Cicero, Colindres, Escalante, Laredo, Limpias, Noja, Santoña y Voto. Este enclave singular, además de pródigo en fauna marina, constituye el conjunto de zonas húmedas y marismas más importantes para las aves acuáticas del norte de la península Ibérica, siendo fundamentales para la invernada y la migración de numerosas especies procedentes del norte y el centro de Europa, en su desplazamiento hacia tierras más cálidas. De forma global, en este espacio natural se han observado, hasta la fecha, 121 especies de aves ligadas al medio acuático.

Centro de Interpretación del Parque Natural de las Marismas de Santoña, Victoria y Joyel.

Travesia Eguilor. Edificio El Mirador de Las Marismas. Puerto de Santona.

Horario:

Enero a marzo de miércoles a viernes  de 10 a 15:30 y fines de semana y festivos de 10 a 18 h.
Abril a Junio: de miércoles a viernes de 10 a 17 y fines de semana y festivos de 10 a 19 h.
Julio y Agosto: de lunes a domingo de 10 a 19 h.
Septiembre:  de martes a domingo de 10 a 19 h.
Octubre: de miércoles a viernes de 10 a 17 h. y fines de semana de 10 a 19h.
Noviembre y Diciembre: de miércoles a viernes  de 10 a 15:30 y fines de semana y festivos de 10 a 18 h.
* Cerrado los días 01/01, 06/01,  01/11, 24/12 y 31/12

Entrada gratuita//Teléfono: 942 67 17 24

Secuoyas del Monte Cabezón

Las Secuoyas del Monte Cabezón no son un Parque  Natural, pero están catalogadas  como Monumento  Natural. Se trata de una plantación de 2,5 hectáreas de sequoia (Sequoia sempervirens) localizada en el Monte de Las Navas, cercano a la localidad de Cabezón de la Sal. Este atipico  bosque esta  formado por 848 pies de Sequoia sempervirens y 25 pies de Pinus radiata.

Con un tronco recto, muy grueso, corteza oscura y esponjosa que se desprende en placas irregulares bajo las que aparecen las nuevas de color rojizo. Las hojas de la secuoya o acículas( aguijones finos y delicados ) son planas y de tono verde oscuro con 2 bandas blancas en el envés.  Florecen al final del invierno para madurar las piñas, verdes primero y rojizas finalmente, en el otoño siguiente. Las flores masculinas son amarillas y las femeninas ovales y verdosas, de mayor tamaño.

Además de su tamaño, lo que caracteriza a la sequoia  son 2 cosas su longevidad,  (pueden llegar a superar el millar de años ) y su rapidez de crecimiento (1,80 metros/año entre los cuatro y los diez años de edad ).

 

Senderismo y Cicloturismo en Cantabria.

A continuación os vamos a describir algunas d e las  principales y  mas conocidas rutas de senderismo  y  cicloturismo de  Cantabria. Desde  luego  estas son solo una  pequeña muestra que  iremos ampliando para  el disfrute de  los amantes de  la  naturaleza y el deporte.

Camino de Santiago por la Costa

Recorrido: 166 km.

Dificultad: Fácil/ 9-10 días aprox.

Senderista/Cicloturista

Ruta que atraviesa Cantabria de este a oeste, bordeando la costa y recorriendo las principales villas marineras. Iniciamos el recorrido en El Haya de Ontón es el punto de partida de esta ruta, que cruza Cantabria de este a oeste. Tras ascender por el Canal de Baltezana,el Alto de Helguera y atravesar los bosques Otañes se llega a Castro Urdiales, al que se accede por la Playa de Brazomar. En la villa se puede disfrutar de su conjunto arquitectónico medieval, en el que destaca su iglesia gótica, su Puerto y la Puebla Vieja. La ruta prosigue hacia Laredo, con lugares de gran belleza natural a lo largo de su recorrido, como la Ría de Oriñón, que nos obligará a remontar hasta El Pontarrón para poder cruzarla. En Laredo, tomamos la lancha que cruza la bahía hacia Santoña, disfrutando del paisaje natural del monte Buciero y sus dos faros: el del Caballo y el del Pescador. Una vez en tierra, cruzamos la villa en dirección a la playa de Berria. Al final de ésta, superaremos el monte
Brusco para alcanzar el arenal de Noja, villa turística de gran atractivo. Por Castillo y Meruelo, el camino nos llevará hasta la iglesia románica de Santa María de Bareyo, excepcional ejemplo de románico costero. Desde allí, continuaremos hacia Güemes ascendiendo el puerto de Ajo. De Güemes, proseguimos hacia Somo atravesando Galizano y, desde allí, se toma una lancha que cruza la bahía hasta Santander. La villa de Santillana es el próximo destino de esta ruta. Para ello, cruzamos la capital cántabra en busca de la N-611, dirección Ojaiz-Peñacastillo, hasta llegar a Boo de Piélagos, Puente Arce, Miengo y Cudón, bordeando la costa, hasta llegar a Requejada. Continuamos hasta Barreda en donde cruzamos el río Saja dirección Camplengo para, desde allí, acceder a los pies de la Colegiata de Santillana del Mar, a dos kilómetros del emblemático Museo de Altamira. Pondremos rumbo a Comillas, villa modernista, atravesando Oreña y Cóbreces. La Ruta del camino de Santiago por la costa prosigue hasta San Vicente de la Barquera, punto al que se llega cruzando la Ría de la Rabia, en este recorrido se puede disfrutar de un paisaje natural de enormes contrastes, de verdes y azules, con inmensos arenales como Gerra y el Merón o el macizo de los Picos de Europa. Unquera, límite con Asturias, al que se llega por La Acebosa, Serdio y Pesúes, es el fin de la ruta en Cantabria.

Ruta de los Lebaniegos de San Vicente a Santo Toribio

Recorrido: 72 km.

Dificultad: Fácil/ 3-4 días aprox.

Senderista/Cicloturista

Ruta que discurre desde la costa hacia el interior, descubriendo uno de los paisajes más bellos y abruptos de la comunidad, los Picos de Europa.  El destino de la ruta es el Monasterio de Santo
Toribio de Liébana, que junto con Jerusalén, Roma y Santiago de Compostela es uno de los cuatro lugares del Cristianismo donde se puede obtener el Jubileo mediante la peregrinación, ya que alberga el “Lignum Crucis”, el fragmento más grande de la Cruz de Cristo. Por este motivo los fieles, cada cuatro años, cuando la festividad de Santo Toribio cae en domingo, acuden a ganarse el Jubileo. San Vicente de la Barquera, punto en común del Camino de Santiago por la costa, es el origen de esta ruta. Dejando atrás esta villa se recorren nos dirigimos hacia La Acebosa, para dentrarnos en el municipio de Herrerías y recorrer Gandarilla, Bielva y Cades, con su ferrería. Continuaremos nuestra ruta hasta Quintanilla, con restos de románico rural, en el camino hacia Cicera y el Collado de Arcenón que da paso a la comarca de Liébana. Nos da la bienvenida la iglesia mozárabe de Santa María de Lebeña y Cillorigo, Tama y Ojedo, antes de llegar a Potes, la capital de la comarca y uno de los núcleos turísticos más importantes de Cantabria. A dos kilómetros de Potes, dirección Turieno, se encuentra nuestro destino final: el Monasterio de Santo Toribio de Liébana.

Ruta de la Costa Norte de Santander

Recorrido: 7,5 km.

Dificultad: Baja/ 2:00 aprox.

Senderista

La ruta se inicia al final de la Segunda playa de El Sardinero, y de ahí parte una escalera que asciende sobre Cabo Menor hasta llegar a una senda de losas que bordea el acantilado, el parque y el campo de golf de Mataleñas, hasta llegar a la playa semi-salvaje del mismo nombre. Siguiendo la carretera llegamos a Cabo Mayor, donde se levanta el faro de Santander y desde el que se divisan unas amplias vistas de la abrupta costa norte del municipio, con muchos acantilados y grandes praderías. Desde el faro, el camino se desdibuja un poco y desciende paralelo a los acantilados mostrando una panorámica extraordinaria durante todo el recorrido. Pasa junto a una pequeña ensenada e inicia una subida para llegar a lo que se conoce como ‘Puente del Diablo’ que, hasta hace unos pocos años, era una pasarela natural de origen cárstico y uno de los emblemas de esta zona del municipio. La erosión acabó con este monumento natural. Seguimos
caminando hasta toparnos con el edificio del Centro Meteorológico de Cantabria. La senda se mantiene paralela a la costa hasta llegar al Panteón del Inglés, donde se introduce en una especie de laberinto rocoso y, tras él, por praderías hasta llegar a la playa del Bocal. Sigue la ruta paralela al mar hasta la batería costera de San Pedro, y desde allí a La Maruca, donde finaliza el recorrido.

Ruta Vía Verde de Villaescusa

Recorrido: 8 Km.

Dificultad: Fácil/ 2:00 aprox.

Senderista/Cicloturista

Esta ruta, que discurre por el trazado de las antiguas vías del ferrocarril entre El Astillero y Ontaneda, recorre el tramo entre el punto de partida y el Parque de la Naturaleza de Cabárceno. La excursión, que se puede hacer caminando o en bicicleta ya que es un camino muy llano, parte de zona de La Cantábrica, en la localidad de El Astillero, y toma el ramal que cruza la ría de Solía a través de un puente metálico. La tradición minera de la zona es la causa del color rojizo de sus aguas. En este punto, habremos accedido al municipio de Villaescusa. El primer pueblo con el que nos cruzamos es Liaño, y tras él la senda se introduce en un entorno más rural y tranquilo, dominado por el pico más alto de la zona, el macizo de Peña Cabarga. A algo más de 3 kilómetros
está el pueblo de La Concha, que se atraviesa por el centro para retomar de nuevo el pasillo verde que nos conducirá directamente al Parque de la Naturaleza de Cabárceno. Con animales de los cinco continentes distribuidos en recintos de grandes dimensiones en condiciones de semilibertad, el parque trata de representar el hábitat de origen de cada especie, favoreciendo su adaptación y reproducción.

De Somo a Langre por la costa

Recorrido: 6,5 Km.

Dificultad: Fácil/ 1:45 aprox.

Senderista

La marcha parte del embarcadero de Somo, al que se pude llegar en lancha desde Santander. Se atraviesa el pueblo hasta alcanzar la playa. Una vez allí, hay que dirigirse hacia la derecha, dirección este, hasta Loredo. En este lugar habrá que atravesar el pequeño arroyo de Castanedo. A partir de aquí comienzan a aparecer en el camino las primeras rocas, por lo que se recomienda tomar el sendero que discurre entre las dunas que bordean el pinar para bajar más tarde a la playa del Bao. Habrá que cruzar nuevamente un regato y ascender por un amplio camino que conduce al
aparcamiento de la playa de Los Tranquilos, situado frente a la isla de Santa Marina, que es la más grande del litoral cántabro. A partir de este punto el camino discurre por unos altos acantilados, a lo largo de los cuales habrá que tener la precaución de no acercarse demasiado a los bordes. En breve llegaremos al mirador de Llaranza, que ofrece una espectacular imagen de la bravura del mar Cantábrico. Superado este lugar, se verá la bella playa de Langre, a la que habrá que descender desde el aparcamiento de la playa pequeña y en la que enseguida se alcanzará la bajada a la grande.

 

Ruta de las Marismas de Joyel

Recorrido: 1,5 km

Dificultad: Fácil/0:45 aprox.

Senderista

Integrada dentro del humedal más importante del norte de España, el Parque Natural de las Marismas de Santoña, Victoria y Joyel, y dentro del Ecoparque de Trasmiera, la ruta por las Marismas de Joyel nos introduce en un espacio acuático repleto de vida y nos muestra interacción de este ecosistema singular con el hombre.  Es circular, parte de la Fuente de la Esprilla, un manantial de
agua dulce que alimenta parte de las lagunas de esta zona. Tomamos una pista hacia la marisma a través de un camino rodeado de vegetación ribereña como laureles, madroños o encinas de litoral y que va bordeando lagunas de agua dulce y salada donde habita durante todo el año una rica avifauna propia de la marisma como anátidas, limícolas o ardeidas. Entre carrizos y juncos, la ruta llega al molino de mareas de Santa Olaja, un edificio rehabilitado que muestra el antiguo oficio de la molienda que se realizaba con un sistema hidráulico que utilizaba la fuerza de las mareas, tal
y como se hacía en el siglo XVII. El camino sigue su recorrido entre diques y a través de pasarelas que salvan brazos de marisma y algunas praderías, y llegamos a la laguna donde iniciamos
la ruta, pero por su orilla opuesta. En función de la época del año en la que realicemos esta excursión, cambiará notablemente el tipo de fauna con la que nos vamos a encontrar. Estos estuarios son zonas de paso de aves migratorias, por lo que en invierno doblan su población habitual.

Monte Buciero

Recorrido: 10 Km.

Dificultad: Fácil, salvo descenso/ascenso escaleras del Faro del Caballo / 3:30 aprox.

Senderista

Ruta circular que discurre por uno de los parajes más bellos del litoral cántabro, el Monte Buciero, un macizo rocoso situado en la localidad de Santoña. La ruta parte del Paseo Marítimo de Santoña, o final del Pasaje, donde se toman unas escaleras que van por detrás del fuerte San Martín. En la primera bifurcación habrá que tomar el camino de la derecha, y se ignorará la segunda, continuando hasta llegar a un sendero que asciende por un paisaje cada vez más boscoso, dominado por encinas, madroños, laureles y espinos. Tras subir hasta lo alto se descenderá por otro
hasta el denominado cruce de caminos. En este punto se tomará dirección a la derecha, y pronto se encontrará la puerta de acceso a los 760 peldaños que bajan hasta el Faro del Caballo. Una vez visitado se regresa al camino anterior y se prosigue hasta el Faro del Pescador, por el que se continuará hasta llegar a ver la playa de Berria y el penal del Dueso. Al barrio de este mismo nombre se accede posteriormente. Tras atravesar un parque y una pista deportiva se sigue por el camino de la izquierda hasta el Fuerte del Mazo, también conocido como “de Napoleón”, desde el cual
se divisan unas magníficas vistas de las Marismas de Santoña y su villa.

Ruta del Pico Cerredo

Recorrido: 10 km

Dificultad: Media / 3:30 horas aprox.

Senderista

El camino parte del pueblo de Allendelagua tomando una estrecha pista asfaltada hasta llegar a una plantación de eucaliptos, donde abandonamos la pista para subir por una ladera en la que se pueden ver encinas. Tras pasar entre dos rocas, el camino rodea una pradería y sale de nuevo a una pista, que nos lleva junto a las ruinas del antiguo castillo de San Antón, que fue un hito del camino de Santiago por el norte y al que se vincula con la orden de los Templarios. Desde aquí, la ruta gira a la derecha para iniciar una subida entre eucaliptos por un cortafuegos. En un punto del camino nos encontraremos con una estructura megalítica llamada menhir de Ilso Grande. Unos metros más arriba, dejamos el cortafuegos para tomar un sendero a la derecha que nos lleva hasta un collado en la base del pico Cerredo, desde donde ascendemos rodeando formaciones rocosas a la cima. Desde aquí, se contempla una panorámica costera entre Santander y el cabo de Machichaco, y todo el entorno litoral y urbano de Castro Uridales. La ruta desciende hacia el punto de partida por el mismo camino que hemos realizado para alcanzar la cima.

Ruta del Pico Candiano

Recorrido: 7 km

Dificultad: Fácil/ 2:20 aprox.

Senderista

El camino parte del pueblo de Padiérniga y salva un desnivel de 320 metros hasta la cota de los 500 metros del pico Candiano. La ruta comienza tomando la carretera que llega hasta Carasa durante unos 300 metros, hasta llegar a una pista que gira a la derecha, y que enlaza con una segunda pista que nos lleva en sentido contrario, a la izquierda. Atraviesa un pequeño conjunto de casas, conocido como barrio de Barriezas, y toma un desvío hacia la izquierda que asciende por una ladera de pendiente suave donde nos tropezamos con manchas de encinas y algunas enormes
hayas, hasta llegar al último tramo hasta la cumbre. El pico Candiano es un mirador privilegiado y merece la pena perder algo de tiempo contemplando las vistas de costa y de montaña, que en los días claros, permite divisar las altas y lejanas cumbres de los Picos de Europa. El regreso se realiza por el mismo camino, hasta llegar de nuevo a Padiérniga.

Camino de  las Cuevas de Ramales

Recorrido: 4km

Dicultad: Fácil/ 1:30 aprox.

Senderista

Desde el puesto de Cruz Roja de Ramales se sube a la izquierda hasta llegar a una calle que seguidamente se transforma en un camino ancho, parte del antiguo Camino Real que comunicaba esta zona con la provincia de Burgos. Atravesando un bosque de encinas se llega, tras un leve ascenso, a unas escaleras que conducen hasta una puerta metálica que impide el paso a la Cueva de la Haza, en cuyo interior se conservan pinturas de figuras de caballos, cérvidos o cápridos. Proseguiremos por el Camino Real hasta encontrar un camino pedregoso a mano izquierda que lleva a las cuevas del Mirón y Covalanas. Desde su boca se divisa una magnífica panorámica del valle, sobresaliendo la cara Este del Pico San Vicente. El Mirón y Covalanas constituyen un complejo paleolítico visitable, en el que pueden verse una excavación arqueológica y un importante conjunto de pinturas, en la segunda de las cuevas, que comprende varias ciervas, un caballo y un uro. Poco más adelante, desde el mismo camino, podremos contemplar la impresionante Pared del Eco, frecuentada escuela de escalada, junto a la cual se encuentra la cueva de Cuevamur, sin arte paleolítico conocido. El regreso se realiza por la misma ruta.

Camino de Valdeasón

Recorrido: 10 km

Dificultad: Fácil-Media, dependiendo el estado del río evitar el vadeo previo a la llegada de  Cailagua / 3:30 aprox.

Senderista

La ruta parte del Ayuntamiento de Arredondo, se cruza el río Bustablado y se prosigue por el camino viejo que lleva al pueblo de Socueva. En la parte baja del pueblo se prosigue por la izquierda por un sendero que cruza la carretera y atraviesa el río. El trayecto recorre la margen derecha del río hasta la carretera del Puente Nuevo. Se atraviesan prados y se divisan las típicas cabañas de ganado. Para hacer más interesante el camino se aconseja ir por un estrecho sendero, que nada más iniciarse gira a la derecha y adentra al visitante a una frondosa vegetación hasta llegar
a Asón. Se cruza el pueblo y se asciende por la margen izquierda. Después de atravesar un par de cabañas se llega a una explanada repleta de impresionantes hayas y, tras un rato por la margen izquierda se atraviesa el río para llegar a una zona de gran vegetación, especialmente de espinos y endrinos. A continuación se llega a un prado, desde el cual se divisa ya la sonora cascada de Cailagua.

Carril Bici de San Vicente de Toranzo

Recorrido: 20km

Dificultad: Fácil / 1:15 aprox

Senderista/Cicloturista

Ruta apta para principiantes y niños que parte del parque de Alceda, pueblo declarado conjunto histórico artístico, donde se pueden encontrar un magnífico conjunto de palacios y casonas. El camino, que se ha habilitado en el espacio por el que antiguamente discurrían las vías de la “Balastrera”, ferrocarril que unía Santander y Ontaneda, bordea la ribera del Pas. El Puente de Hierro de la localidad de San Vicente de Toranzo es uno de los lugares de referencia de esta ruta, que prosigue sin apenas dificultad hasta el siguiente Ayuntamiento, el de Santiurde de Toranzo. Por el mismo carril bici se prosigue atravesando localidades como Corvera o Aes hasta llegar al final del carril, el pueblo de Puente Viesgo, localidad de la que cabe destacar sus cuevas de arte rupestre, conjunto artístico de excepcional interés y declarado Patrimonio de la Humanidad.

Valle de  Yera y Vega de Pas

Recorrido: 6 km

Dificultad: Fácil / 1;:30  aprox.

Senderista

Se parte de la última cabaña de El Campizo, antiguo poblado de trabajadores, cuyo camino desciende hasta el valle. Una vez dejado atrás un grupo de cabañas situadas junto a la abandonada estación de Yera, se cruza un puente y se prosigue por la margen derecha del río. Al encontrar la unión del río Yera con su afluente, el Aján, cuyo origen está en la boca norte del conocido Túnel de la Engaña, se avanza hasta El Avellanal, una de las zonas más típicas de La Vega con abundantes cabañas pasiegas. Durante el trayecto valle abajo aparecerán numerosas edificaciones de
este tipo, antiguos puentes de piedra, y alguna construcción nueva. El camino asciende después hasta la carretera y tras recorrer 200 metros se abandona para descender por un camino de la izquierda hacia Sel de la Canal, otro barrio de cabañas situadas junto al río. De nuevo, se sale a la carretera y, tras avanzar cerca de un kilómetro hasta la Vega de Pas, se cruza el río por el último de los puentes de piedra y se asciende sendero arriba hasta llegar a una pista que, a su vez, conduce en suave descenso hasta el cruce de La Vega de Pas. Una vez en el pueblo se aconseja llegar hasta su plaza, corazón de la comarca y punto de encuentro de visitantes.

Sierra de Somo

Recorrido: 26 km

Dificultad: Alta en particular la subida hasta el Collado de Edillo y a la Cantolla a Miera,cuyo terreno exigirá hacer algunos recorridos a pie./ 5 – 6 :00 aprox.

Cicloturista

El punto de partida y final de esta ruta es el Palacio de la Rañada en Liérganes. Desde aquí, se toma la carretera dirección al puerto de Lunada, se atraviesa el pueblo de Rubalcaba y dirección a San Roque de Riomiera se llega a un puente, a partir del que se sigue el desvío de la derecha. Se ignora otro desvío y se continúa camino de Mortesante, punto al que se llega tras subir por un sendero que atraviesa un prado. En Mortesante el camino se convierte en pista, que conduce hasta una carretera en la que, tras girar a la derecha, se llega al pueblo de Mirones. Es en este pueblo
donde comienza la empinada carretera que lleva a la Cantolla. El recorrido que sube a la torre es de 260 metros. En la torre se toma un camino a la izquierda cuyo destino es Miera, camino que por su dureza obliga a dosificar las fuerzas. El próximo reto es llegar a Noja. Se recorre la falda sur de la loma dirección el Collado de Edillo, al que se llega por un sendero, que en tramos es aconsejable hacer a pie. Desde aquí se retomará la vuelta, siguiendo esta vez la vertiente oeste de la Loma de Noja hasta el descenso de la Sierra de Somo, que separa las cuencas del Miera y Pisueña. En la
próxima bifurcación se sigue el camino de la derecha, dirección Liérganes. El final del recorrido es, de nuevo, el Palacio de la Rañada.

Camino de Piasca-Santo Toribio

Recorrido: 20 km

Dificultad: Fácil/ 4:30-5:00 aprox.

Senderista

Desde el pueblo de Lomeña se sigue por la carretera hasta su parte más alta, para posteriormente acceder a un cruce. En este punto se toma el camino hacia la derecha, llegando hasta la parte baja de Yebas. Se cruza esta aldea y por una cambera, en la que se disfrutará del contacto con la naturaleza, se llegará hasta la ermita de San Roque y a la localidad de Los Cos. Por la carretera de acceso al pueblo, y pasando el desvío de Ubriezo, se toma el camino que conduce a Piasca. Allí se encuentra uno de los monasterios más famosos de Cantabria, que en la Edad Media tuvo gran relevancia.
Se sigue por la carretera, subiendo de frente en el cruce del cementerio, se deja el camino de asfalto a la derecha y se coge el camino hasta Aceñaba, que se toma en la primera curva que se encuentra. En este pueblo se llega hasta las casas situadas en la zona más alta desde donde, tras pasar una portilla, se cruza una cambera. Más tarde, se asciende por la derecha hasta encontrar un cortafuegos que desciende por la ladera del monte. Tras recorrer parte de él, se encuentra una desviación a la izquierda, camino que desciende hacia el valle y en el cual se puede divisar de frente el pueblo de Frama y el macizo oriental de los Picos de Europa. Una vez se llega a Cabariezo por el mismo camino, se sigue un camino carretero hacia Frama, bordeando el río Buyón. Atravesado este pueblo se continúa por la misma vía hasta Ojedo y posteriormente a Potes. Desde la capital de la comarca lebaniega faltarán tan sólo 3 kilómetros al monasterio de Santo Toribio, al que llegaremos siguiendo las numerosas indicaciones que existen.

Valle de Valdebaró

Recorrido: 30 km

Dificultad: Alta / 4:30 – 5:00 aprox

Cicloturista

El recorrido parte del puente sobre el río Deva, en la carretera Potes-Espinama km. 15, que lleva hasta el pueblo lebaniego de Pido. Desde este puente, a través de una pista, se recorre un trayecto de leve pendiente hasta llegar a un cruce, en el que se gira hacia la derecha para llegar a Pido. Se cruza el pueblo por la parte más alta hasta el barrio este del pueblo, que conduce a la parte trasera de una casa. En este punto, encontramos un camino por el que se desciende al pueblo de Espinama, que se atraviesa hasta llegar a una pista que finaliza en un puente, y tras una ascensión
se llega a la portilla de Igüedri. Tras cruzar dos abrevaderos y cruzar otra portilla aparece una bifurcación, en la que se toma el camino ascendente de la derecha. Poco después, la subida se convierte en bajada, la cual tiene como destino el bello pueblo de Mogrovejo. En este punto, se sigue la carretera de la derecha, la cual baja hasta Los Llanos. Comienza aquí la parte final de la ruta, ya que a tan sólo 4 kilómetros, dirección Fuente Dé, está el final de esta excursión, en el pueblo de Cosgaya.

Ruta de Lloroza y los Puertos de Áliva

Recorrido: 10,5 km

Dificultad: Fácil en condiciones de buen tiempo, con clima adverso o nieve dificultad alta / 3:30 aprox

Senderista

Para acceder al punto de inicio, la mejor opción es el Teleférico de Fuente Dé. Una vez arriba, se toma la pista que parte de la estación superior de teleférico, que asciende rodeando las depresiones de Lloroza. Desde aquí, ya no abandonamos el camino que al avanzar se bifurca en un ramal a la izquierda que sube al macizo de Horcados Rojos y Cabaña Verónica, y que atraviesa los Pozos de Lloroza. Nuestra pista desciende al abrigo de las estribaciones de Peña Vieja donde nos topamos con la fuente del Resalao, de la que emerge el río Duje y, a ambos lados del camino, los pastos donde en verano sube el ganado de los valles de los alrededores. En una de las laderas a la izquierda de la pista se encuentra el Chalet Real, construido por la Real Compañía Asturiana de Minas para alojar al Rey Alfonso XIII durante sus cacerías por estos puertos. Algo más abajo está el Hotel Refugio de Áliva, propiedad del Gobierno de Cantabria. En esta zona es frecuente encontrar rebaños de ovejas, cabras y vacas tudancas o pardo alpinas. En el descenso, nos encontramos un refugio para el ganado. Desde ahí, se divisa la pequeña ermita de la Virgen de la Salud, patrona del valle, junto a la que pasa un camino que llega hasta Sotres. La pista sigue hasta las Portillas del Boquejón, y la pendiente se vuelve más acusada. El siguiente hito son los invernales de Igüedri, un conjunto de cuadras desde donde se contemplan unas magníficas vistas de la zona. El camino finaliza en Espinama. No es una ruta circular, para el regreso es necesario desandar el camino o bien tener un vehículo de apoyo en Espinama que dista de Fuente Dé cuatro kilómetros.

Ruta del Monte Tejas

Recorrido: 9,5 km

Dificultad: Fácil/ 3:00 aprox.

Senderista

El camino parte del pueblo de Tarriba, que se atraviesa pasando delante de un hermoso edificio del siglo XVI, y llegamos a una pista asfaltada que nos acercará hasta la vaguada del río Tejas. La ruta abandona la vía principal para girar a la izquierda, donde tomamos una pista que nos introduce en el corazón del monte. Una vez en él, llegamos hasta una escarpada roca desde donde parte una senda que asciende hasta la Cueva Hornos de la Peña, donde se encuentran una de las más importantes representaciones de pinturas paleolíticas. Tras dejar atrás la cueva, la ruta prosigue hacia el refugio de Tejas, que se encuentra junto al río del mismo nombre, y al que se llega cruzándole en varias ocasiones. Los robles y hayas mantienen su presencia y el valle se va haciendo más estrecho. Seguimos ascendiendo para contemplar unas buenas vistas de los Montes Dobra e Ibio, incluso más lejanos como Peña Sagra o Alto Campoo y una inmejorable panorámica del valle de Buelna. Desde allí, iniciamos el retorno. Para ello tomamos el camino que gira a la izquierda, nuestro punto de destino es de nuevo el pueblo de Tarriba, al que vamos descendiendo a través de caminos y pistas asfaltadas.

Ruta del Vallede Anievas

Recorrido: 9 km

Dificultad: Fácil / 3:00 aprox.

Senderista

La ruta parte de Barriopalacio, por un camino que se dirige hacia el sur, y desde el que se divisa el valle. Se atraviesa el río hasta llegar a una bifurcación, en la que se toma la pista de la izquierda, que en breve se convierte en un empinado sendero que asciende por el margen izquierdo de una valleja, en cuyo recorrido bordeamos la zona baja de un pinar. Se dejan atrás dos caseríos y una pista y se llega a una nueva bifurcación. Ahora se desciende por la derecha, hasta divisar Cotillo. Más tarde se pasa por delante de la iglesia románica de San Andrés, se deja atrás el pueblo y se
llega a un tramo empedrado cuyo destino es Villasuso. En este pueblo se sube hasta la iglesia, desde donde se alcanza la carretera, por la que se camina durante algo más de medio kilómetro. Se toma el desvío hacia la derecha para subir al último pueblo del valle. En la siguiente bifurcación que aparece se sube hacia la izquierda, hasta llegar a un nuevo cruce donde se vuelve a tomar el camino de la izquierda, desde el que se divisarán praderías y unas magníficas vistas del valle y los pueblos de Cotillo y Barriopalacio. En la ladera del valle está situada Calga, por cuya bajada se llega hasta la carretera principal, en el mismo punto donde se inició este recorrido.

Calzada Romana de Cildá

Recorrido: 30 km

Dificultad: Maedia / 5 :00 aporx

Cicloturista

En Molledo, localidad situada en el Valle de Iguña, se toma la antigua carretera Santander-Palencia hasta el desvío a Silió, pueblo que atravesamos. Al final del mismo se encuentra el comienzo de la pista que lleva al collado de Pombo. Se cruza el río y se sigue su curso por la izquierda hasta llegar a un tramo de fuerte pendiente. Obviando una pista que desciende hasta el río, en un nuevo desvío se abandona la senda y se toma otra que aparece a la derecha. Su destino es el collado de Pombo, al que se llega con mayor esfuerzo por el mal estado de la pista. Desde aquí, se remonta el cortafuegos del Monte Cildá. Al llegar a la antena que encontramos en este monte, se gira hacia la izquierda para tomar el camino que desciende por el centro de una ancha loma. El posterior destino es la Perizuela , donde aún se conservan restos de la calzada romana del Escudo. Se continúa por la sierra que divide los valles de Iguña y Toranzo, dirección al pueblo de Quintana de Toranzo. De camino aparece la cabaña de Extremado, actualmente derruida, y una torre de alta tensión, desde la que hay que tomar el desvío hacia la izquierda. Se bordean unos prados y se coge ahora el camino de la derecha. En la próxima bifurcación, se sigue a la izquierda. Posteriormente, se toman dos desvíos a la derecha, más tarde se prosigue en línea recta, se gira nuevamente a la derecha, después a la izquierda, y por último a la derecha hasta llegar a la carretera, que lleva a Arenas de Iguña.

Ruta del Pico Jano

Recorrido: 17 km

Dificultad: Fácil salvo algunas pendientes / 5:oo aprox.

Senderista

El camino atraviesa una portilla y discurre paralela a la antigua carretera nacional sobre las Hoces de Bárcena a través de una suave pendiente que nos lleva hasta la fuente de La Regata. En este punto cruzamos un pequeño arroyo, y alcanzamos una bifurcación, donde tomamos el camino de la izquierda que asciende por una empinada pista. De nuevo hay que cruzar el arroyo de la Regata para seguir por el ramal derecho hasta la cumbre. El siguiente hito es la fuente de los Cuadros, desde donde se asciende por una acusada pendiente hasta cruzar por tercera vez el arroyo.
En el recorrido se atraviesan masas boscosas de avellanos, robles, hayas, abedules, acebos… Llegamos a la braña del Cubanón, desde la que se disfrutan de unas magníficas vistas de la Sierra del Cordel. Tomando el camino de la derecha, ascendemos suavemente hasta un cruce donde tomamos el camino de frente hasta llegar a un talud terroso, que nos indica que estamos a los pies del Pico Jano, junto al embalse de Mediajo, que alimenta a central hidroeléctrica de Torina. A pocos metros se halla la cumbre del pico, donde se ubican un buen número de antenas de radio y telecomunicaciones, y desde el que se divisan unas magníficas vistas de Lunada, Peña Sagra, el Cordel… Desde la cima se inicia el descenso por la braña de Jano, donde encontramos
acebos y hayas, y tras pasar las curvas de Cuchío, llegamos de nuevo a la fuente de los Cuadros, donde retomamos el camino que nos llevará de nuevo a Bárcena de Pie de Concha.

Ruta de los Menhires de Valdeolea

Recorrido: 11 km

Dificultad: Fácil / 4:00 aprox

Senderista

La ruta de los menhires de Valdeolea tiene 13 kilómetros y se inicia en Mataporquera, capital del municipio. En su punto de origen se encuentra el “Cañón o Piedrahita”, de 3,68 metros de altura
y desde cuya ubicación se puede disfrutar de una excepcional panorámica del valle y de su riqueza natural. Muy próximo, cercano al pueblo de Bercedo, encontramos “El Peñuco”, de 4 metros de altura y que posiblemente fue arrastrado más de dos kilómetros hasta su situación actual. El tercero de los menhires, “El Cabezudo” es el más importante, ya que sus casi 5 metros de altura le sitúan como uno de los más altos de España. Prosiguiendo la ruta, en el término de la Cuadra, encontramos “La Llaneda”, de casi 4 metros de altura. Uno de los menhires más pequeños es el denominado “La Puentecilla”, de 2,35 metros de altura. Siguiendo el itinerario fijado están “La Matorra I” y “La Matorra II”, que, además de ser los menos altura (1,60 y 2,20metros), son los únicos que se encuentran juntos.En la localidad de Reinosilla se encuentra la “Laja megalítica” o “Menhir puente”, cuyo origen se cree que fue un dolmen, que tras ser destruido fue acarreado hasta su actual ubicación para servir de “puente” sobre un arroyo. El último es el denominado “Peñahincada”, o “Piedra de Sansón”, de 3 metros de altura. Este último término tiene como origen una leyenda popular que asegura que fue lanzado por este personaje desde un alto cercano.

Ruta del Pico Tresmares

Recorrido: 3km

Dificultad: Fácil/ 1:00 aprox.

Senderista

Por carretera, se accede al collado de la Fuente del Chivo,punto de partida de la ruta y lugar que ofrece unas vistas grandiosas de los valles de Polaciones y el puerto de Piedrasluengas, que da acceso a Liébana. Desde el refugio de la Fuente del Chivo se toma el sendero que discurre por la cresta de la montaña, hasta llegar a la estación superior del telesilla de la pista de El Chivo.
La ruta sigue por la cresta de la montaña camino del Pico Tres Mares, donde se accede sin mucha dificultad. Tras dejar atrás el remonte superior de la pista de esquí, nos encontramos un pequeño repecho antes de llegar a la cima. Una vez arriba, las vistas son extraordinarias pues se divisan las montañas palentinas y los Picos de Europa. La peculiaridad de este pico es que en él nacen tres ríos que vierten sus aguas en tres mares: el Nansa que desemboca en el Cantábrico; el Híjar que es afluente del Ebro y desemboca en el Mediterráneo y el Pisuerga que vierte en el Atlántico.
El descenso se hace por el mismo camino

Ruta del Monte Hijedo

Recorrido: 12 km

Dificultad: Media/ 4:00 aprox.

Senderista

Esta excursión nos lleva hasta uno de los bosques más espectaculares de Cantabria, situado en el sur de la región. La ruta parte de Riopanero,lugar donde se encuentra el Centro de Interpretación del Monte Hijedo. Los primeros metros de la ruta son muy suaves, hasta que llega al bosque donde nos encontramos los primeros ejemplos de rebollo o quejigo. Tras cruzar una portilla se llega a la confluencia del río Hijedo y el arroyo de las Breñas, y una vez dejado atrás un refugio forestal, tomamos la pista que discurre paralela a la margen izquierda del río Hijedo y nos adentramos
en una gran masa boscosa donde predomina el roble albar, aunque hay también abundantes hayas, además de una reserva de tejos centenarios. La pista muere en medio del bosque, pero un poco antes de su final, hay que tomar un desvío a la izquierda que nos lleva hasta el río, que deberemos vadear para seguir avanzando. Tras cruzarlo, llegamos a la Cruz de la Raya, que marca el límite con la provincia de Burgos. El camino nos lleva entre robles, avellanos, sauces, serbales y tejos. El Monte Hijedo es uno de los espacios naturales más extensos de esta parte del país.
El camino finaliza en la localidad burgalesa de Santa Gadea, y para volver al inicio, Riopanero, tenemos que desandar todo el camino y disfrutar de nuevo de un entorno natural único y singular.

El Valle de Peñarrubia

Reocrrido: 10 km

Dificultad: Media, debido a la posibilidad de perder l sendero / 4.00 aporx.

Senderista

El cruce de entrada a los pueblos de Piñeres y Cicera desde la carretera CA-282, en el Valle de Peñarrubia, es el punto de partida. Desde aquí, se toma la dirección al pueblo de Cicera, que se atraviesa. Se cruza el río y se recorre el camino que baja por su margen izquierda. Siguiendo el curso de este río se llega al corazón del Desfiladero de la Hermida, todo un espectáculo para la vista y los sentidos. La ruta prosigue por un camino empedrado que llega hasta la Nacional 621, que tomamos en dirección a Unquera. Es necesario extremar la precaución por lo estrecho y transitado
de la carretera. Recorridos casi dos kilómetros por el Desfiladero de la Hermida, se llega al puente sobre el río Navedo, en el que comienza un barranco lateral, cuyo camino ascendente bordea la margen izquierda de este río y llega hasta el pueblo de su mismo nombre. Aquí comienza el regreso hacia el punto de partida, bien subiendo la carretera o bien a través del campo. Los amantes de la naturaleza suelen elegir la segunda opción, cuyo camino por bosques y campos lleva de nuevo hasta el cruce de Piñeres, origen de esta excursión.

Ruta del Monte Corona

Recorrido: 12 km

Dificultad: Fácil / 3:30 aprox.

Senderista

El punto de partida es el pueblo de La Hayuela, desde cuyo núcleo tomamos el desvío señalizado de la derecha hacia la casa de los guardas forestales y la torre de vigilancia de incendios. La senda baja rodeada de robles americanos hasta un collado donde están representadas muchas de las especies que se encuentran en el monte como las hayas, cipreses, pinos, fresnos, alerces o abetos. Siguiendo la ruta llegamos hasta un cotero donde se ubica la ermita de San Esteban y desde el que se contemplan unas amplias vistas del litoral de Comillas y San Vicente de la Barquera, que
se indican en un antiguo mirador. Tomamos el desvío que desciende entre castaños y eucaliptos y llegamos al fondo del valle hasta el río Turbio, que se cruza por el puente Richurichas. Desde aquí, nos adentramos en el bosque y podemos apreciar su sorprendente variedad de árboles, sobre todo robles, pero también castaños, avellanos, abedules, acebos… Cuando llegamos al desvío, tomamos el camino de la derecha en dirección a Caviedes, que nos conducirá hasta la ermita de San Antonio ubicada entre una amplia mancha de pino de Monterrey. La senda sigue hasta un desvío que tomaremos a la derecha hasta el conocido como mirador de los Pintores Montañeses, desde donde se divisa una amplia vista del monte y de su robledal. A escasos 700 metros nos topamos de nuevo con la casa de los guardas, desde donde llegamos a nuestro punto de partida, La Hayuela.

Montes de Ucieda

Recorrido: 13 km

Dificultad: Media debido  a  rampas escarpadas en los km 5 y 6 / 2:00

Cicloturista

El área recreativa del Parque Natural Saja-Besaya es el punto de salida de esta excursión. Aquí se toma una pista que atraviesa todo el valle y desde la que se asciende a la Ermita del Moral, situada en el lugar de Entrerríos. Una vez que termina la misma pista, se toma un desvío a la izquierda, cuyo terreno en mal estado supone un mayor esfuerzo para los ciclistas. Se sigue por la derecha y, más tarde, de frente. Poco después, hay que obviar un desvío a una pista que aparece a la izquierda. Surge otra pista con mejor firme, en la que comienza el descenso hasta el aparcamiento
del Parque, donde finaliza esta ruta.

San Sebastián de Garabandal

Recorrido: 20 km

Dificultad: Fácil/ 4:00 aprox.

Cicloturista

Desde San Sebastián de Garabandal, localidad próxima a Peña Sagra, situado en el valle de Rionansa, se desciende por la carretera en dirección al pueblo de Cosío. El próximo destino es el collado de Abellán, que aparecerá después de la primera pista que surge en la parte izquierda. Una moderada pendiente llevará hasta los invernales de Tánago. Por la misma pista, obviando los desvíos, se llegará hasta el collado, a partir del que comenzará una suave pendiente. Siguiendo por el camino accede hasta una braña, que se atraviesa dirección a la izquierda, para tomar una pista de nuevo. En línea recta por esta vía, en la que disfrutaremos del paisaje, aparecerá el final de la ruta, San Sebastián de Garanbandal, donde se pueden visitar sus famosos pinos, que en los años 60 se afirma hubo apariciones de la Virgen, así como la ermita situada junto a ellos, que fue encargada por la escritora Mercedes Salisachs en honor a esta Virgen. Su arquitectura popular es otro de sus atractivos.