Selaya tiene su origen en época medieval, como atestiguan sus rollos heráldicos y la concentración de casas montañesas nobles como la de los Miera o la de los Arce. Entre todas nos cabe destacar el palacio de la Colina o de Donadio, típica casa palacio montañesa con escudo de armas en la fachada y con la peculiaridad se estar construida entorno a una torre.

Por otro lado cerca de Selaya podemos encontrar el Santuario de la virgen de Valvanuz, en su interior encontramos una hermosa imagen gótica del siglo XIV, de la Virgen y el Niño. La ascensión al Santuario de Valvanuz se realiza desde Selaya siguiendo un camino salpicado por los diferentes pasos de un Viacrucis.

El 15 de Agosto en la festividad de la virgen podemos observar desfiles de pasiegos con los trajes típicos así como practicando  deportes ancestrales como el salto pasiego.

Otro de los  puntos de interés de Selaya es el museo de las Amas de cría, encargadas de dar de amantar a los hijos de los reyes y de la más alta nobleza durante varios siglos. Como no podía ser de  otra manera esta Villa Pasiega destaca por  la calidad de sus sobaos, quesadas y  mantequillas.

Nosotros os recomendamos que desde Selaya ascendáis  el puerto de la Braguía, de esta forma contemplareis los campos pasiegos, y pasar a la Vega de Pas. Hasta no hace mucho tiempo se podía observar en este puerto de montaña al último pasiego auténtico en sus tradiciones trashumantes, Policarpio. Singular pastor que aún practicaba la “muda”  de cabaña en cabaña con su cuévano a la espalda siguiendo los mejores pastos para su rebaño, viviendo acorde a las ancestrales tradiciones y oficios de su pueblo, los pasiegos.