Tierra agreste de gran belleza natural, su capital es La Cárcoba, en ella destacamos su iglesia de Santa María, barroca al exterior, y gótica en el interior. A pesar de ser la capital de este pequeño municipio, la localidad más importante es Mirones . De Mirones destacamos su  bella iglesia con una pequeña plaza, centro de la actividad de Mirones.

En las  proximidades encontramos  varios yacimientos arqueológicos, como las cuevas de Piélago I y II, Rascaño y El Salitre, que ofrecen pruebas de la presencia humana en el municipio durante el Paleolítico, algunas de ellas con secuencias completas de los periodos Auriñaciense, Magdaleniense y Aziliense.

Sobrepasando el pueblo de Miera  hasta el final de  la carretera llegamos a  los  Pozos de Noja, dos presas construidas a principios del siglo XX para producción eléctrica constituyen los primeros saltos de potencia de la “Electra Pasiega”.

Sin duda el gran atractivo del Valle del Miera es su naturaleza y  sus increíbles  paisajes forjados en su origen glacial