Las cuencas de  los  ríos  Pas, Miera y Pisueña configuran el entorno de los  Valles Pasiegos dando lugar a  las tres Villas Pasiegas  por excelencia; Vega de Pas, San Pedro del Romeral y San Roque de Riomiera. Las tierras pasiegas están pobladas desde tiempos inmemoriales, y eso se refleja en un paisaje modelo por la mano del hombre con  el paso de  los siglos. Los cuidados prados, aunque creados por la mano del hombre a lo largo de los siglos, son un atributo más de un ecosistema en el que la naturaleza y los modos de vida tradicionales están muy integrados. Las cabañas pasiegas se encuentran diseminadas por todo el paisaje de pastos escarpados y aún resuena  en ellas las voces de  la trashumancia.

La gastronomía pasiega es a la vez un valor cultural y una seña de identidad para la Comarca. Su mesa se nutre de productos característicos de estas tierras como son la sabrosa carne de gran calidad, la pesca de río o los frutos de la tierra. La  leche con su sabor intenso da lugar a sabrosos Helados artesanos y otros dulces como los Sobaos , Quesadas y Mantequillas de calidad excepcional.

 

Verde perpetuo en profundos valles, donde la mano domo cumbres en praderías, y los sueños en caminos del alma