Santoña es sin duda  uno de los mejores ejemplos de Villas Marineras del Cantábrico . Está situada en la margen izquierda de la desembocadura del río Asón, a los pies del imponente Monte Buciero y junto a los humedales del Parque Natural de las Marismas de Santoña, Victoria y Joyel.

La  localidad de Santoña  con menos de 12 km cuadrados cuenta con un rico patrimonio histórico, artístico y cultural. Destaca sobre todo la  Iglesia de Santa María del Puerto y  las diferentes fortificaciones que defendía la villa.

La iglesia actual, del siglo XIII, es un edificio protogótico o de transición, tiene una planta de tres naves, la central más ancha y alta que se abre a las laterales por arcos de medio punto de tradición aún románica. Los rasgos góticos más marcados les encontramos en las cubiertas de crucería sencilla, pero si por algo destaca  el templo es  por guardar en su interior una de las obras pictóricas flamencas más notables de España: el retablo de San Bartolomé. En una estructura de tres pisos y tres calles se enmarcan seis tablas, obra de Petrus Nicolai, de Brujas (Pieter de Moor), pintadas a comienzos del siglo s.XVI.

Las fortificaciones de Santoña son un conjunto de estructuras militares agrupadas en torno al monte Buciero que evidencian la importancia estratégica del puerto. Se conservan en bastante buen estado los fuertes de San Martín, San Carlos y Mazo o Napoleón, además de estar considerados monumento

El Parque Natural de las Marismas de Santoña, Victoria y Joyel, cuenta con más de 4.000 hectáreas de alto valor ecológico, por ellos es considerado uno de los enclaves de mayor diversidad biológica de España con más de 20.000 aves de 120 especies diferentes, pequeños mamíferos y una flora singular. Entre las aves que se pueden observar en las marismas están: colimbos, somormujos, cormoranes, garzas, espátulas, gansos, patos, rálidos, limícolas, gaviotas y charranes.

En las calles de Santoña  podemos disfrutar de un rico patrimonio civil como la Casa palacio del Marqués de Manzanedo y su jardín, también catalogados  como monumento y de estilo neoclásico, perteneció a Juan Manuel de Manzanedo y González de la Teja, marqués de Manzanedo y duque de Santoña.  Otros lugares de  interés son la  Plaza de San Antonio, lugar  neurálgico de la vida social de la villa. El Teatro Casino Liceo , la  Plaza de Abasto, la Plaza de Toros y  las  propias  casas  típicas de esta villa  marinera.

Hablar de Santoña es  hablar del mar, de sus gentes y  oficios. En la actualidad Santoña es  uno de los principales  puertos pesqueros del cantábrico, así como el centro de una  importante  industria conservera, siendo  especialmente  famosas  las anchoas de Santoña. Por otro lado la  villa  es cuna de ilustres marineros como Don Juan de  la Cosa, navegante, cartógrafo y armador de la nao Santa María participante del descubrimiento de América en el siglo XV, también es  conocido por haber diseñado el primer mapa del mundo que mostraba los territorios descubiertos en América.

Entre los  encinares del Brusco y el monte Buciero encontramos  la  playa de  Berria, con mas de 2 km de fina arena  abierta  al mar cantábrico.  Ideal  para  disfrutar del mar , la playa y  el surf. Ya en el monte  Buciero podemos disfrutar de rutas entre los diferentes  fuertes así como al Faro del Caballo, después de  recorrer  una escalinata de 700 peldaños  podremos contemplar el  Faro del Caballo considerado el más  bonito  de España. Si además es un día claro y con el agua en calma podemos donde daros un chapuzón en aguas cristalinas y turquesas, descendiendo 100 escalones más desde el faro hasta la plataforma.