Puentenansa es la principal localidad de la zona en ella encontraremos el típico pueblo bien conservado con la plaza del pueblo,  sus casas, balcones y cristaleras así como el cercano puente sobre el Nansa. Todo ello forma un bello rincón curioso de visitar. En Puentenansa los caminos se cruzan y permiten al visitante tomar rumbos completamente dispares,  se puede ir hacia Liébana por el hermoso recorrido que atraviesa Lamasón y Peñarrubia, también  dirigirse hacia Tudanca y Polaciones remontando el Nansa, o  seguirlo por Herrerías hasta su desembocadura en la ría de Tina Menor o podemos optar por  internarnos en el valle de Cabuérniga.

La localidad de Celis al igual que los otros pueblos de Rionansa es una localidad muy hermosa, con sus pequeñas casas populares y alguna que otra casona escudada. Interesante de ver es su iglesia de San Pedro ( construida durante el siglo XVIII ) es el estupendo sagrario del siglo XVII incluido en retablo barroco. También son interesantes las ermitas de San Roque ( siglo XVII ), la del Carmen, del mismo siglo, y sobre todo la de San Antonio con su precioso pórtico. En lo que respecta a la arquitectura civil, lo más destacado es la casona llamada “La Campona”, y las típicas casas rústicas montañesas que están repartidas por todo el pueblo, formando un conjunto de gran belleza.

San Sebastián de Garabandal, conocida localidad por las dos apariciones de la Virgen a unas niñas. Aún hoy siguen llegando peregrinos que, atraídos por la fe o la curiosidad se acercan al lugar. En la parte alta del pueblo se ha levantado un pequeño santuario y podemos leer los dos mensajes que dejó la Virgen a las niñas.

Riclones, podemos observar una interesante ermita o capilla con magnífico escudo barroco y uno de los pocos hórreos que quedan en Cantabria.

En la  localidad de Obeso podemos admirar la torre conocida por  la  Torre de  Obeso,  la cual se haya en ruinas, aunque comenzó su reconstrucción. Se trata de una fortaleza del siglo XIV, situada en lo alto de una loma y es sin duda la edificación más antigua del municipio.

Cosio, uno de los pueblos más hermosos del municipio, paseando por sus calles vemos casas nobles con los escudos de importantes linajes y otras más rústicas y humildes. Todas forman un hermoso conjunto del que ya quedó enamorado José María de Cossío, que tenía aquí la casona solariega de su apellido. Decía que era uno de los pueblos más hermosos de la zona y le recordaba en cierta forma a una “pequeña Santillana”. La Torre o solar de los Cosío es una casona noble, y presenta un magnífico escudo barroco.