Cabuérniga se encuentra dentro de la Reserva Nacional de Caza del Saja, esto le ha permitido conservar un entorno natural excepcional así como mantener usos y costumbres ancestrales. A lo largo del valle se encuentran varios conjuntos de arquitectura popular, aunque los mejores ejemplos los encontramos en Carmona y su parador (palacio de los Rubín de Celis). También en la localidad de Carmona  podemos contemplar el trabajo artesanal de  la madera en esos  valles y sobre  todo en máximo exponente, las albarcas.

Cabuérniga ha sabido conservar las más ancestrales costumbres, siendo una de las más espectaculares la “pasa” del ganado tudanco. Esta tradición se repite año tras año, cada otoño de los invernales en los  puertos descienden las vacas tudancas  dando lugar a la “pasá”.

Junto con Carmona también podemos destacar  las  villas de Terán, Renedo y del Valle todas ellas  con importantes conjuntos arquitectónicos. Se merece  también especial  atención el entorno natural y las vistas paisajistas que nos ofrece el valle, donde destacan dos  miradores.

  • Mirador Asomada del Ribero: sobre el pueblo del Carmona, mira hacia Puentenansa.
  • Mirador de la Vueltuca: sobre el pueblo de Valle, mira hacia Cabuérniga.