La villa de  Cabezón de la Sal destaca por conserva calles y casas típicas montañesas e hidalgas. Buen ejemplo de ello es el palacio de los Bodega, del finales del siglo XVIII, levantado por el linaje de los Ceballos. Quizás el edificio más representativo de Cabezón de la Sal. Hay otras casas blasonadas en la parte vieja de la villa así como  palacetes de influencia francesa e inglesa, de finales del siglo XIX cabe  destacar la casa neoclásica de Los Arcos, la del conde de San Diego o la de la compañía Real Asturiana de zinc.

En cuanto a la arquitectura religiosa,encontraremos la iglesia parroquial de San Martín, de estilo barroco montañés, la cual fue construida entre los siglos XVII y XVIII. La ermita de San Roque también es un bello ejemplo de arquitectura popular del siglo XVIII.

En la localidad de Carrejo está la casona-palacio de los Haces con hermosa portalada de pilastras adosadas y gran escudo. La casona cuenta  con un zaguán al que se accede entre cinco arcos de medio punto sobre pilares prismáticos. Tiene un gran balcón a modo de solana, actualmente alberga el Museo Regional de la Naturaleza.

El Museo es bastante interesante y hace un repaso a la flora, fauna y ambientes naturales que son tan ricos y variados en Cantabria. Carrejo posee un hermoso conjunto urbano, donde además de la casona anterior, destacan la casona montañesa de los Cos – Cayón del siglo XVIII, la casa “La Comillana” de 1881, o el molino hidráulico, de gran interés etnográfico. Ya del S. XIX podemos encontrar la residencia de la Sagrada Familia, de estilo neogótico y que mejor que acabar este bello paseo visitando la ermita-humilladero del Ángel.

En Santibañez  podemos encontrar el palacio de Gayón, edificado en el S. XVII. En esta localidad, también se encuentran la iglesia de San Pedro del siglo XVII, dentro del clasicismo barroco y la ermita de Santa Lucía del XVIII, que consta de un ábside cuadrado y una sola nave. También hay que fijarse en la bien conservada arquitectura popular del pueblo con bellos conjuntos de casas típicas casi sin alterar.

En Casar de Periedo destacamos el Palacio de Gómez de la Torre, morada vacacional del genial violinista y compositor lebaniego, Jesús de Monasterio que está enterrado en la iglesia parroquial de Periedo. Como en el resto del municipio hay casonas montañesas dispersas por diferentes puntos del pueblo. También son interesantes las ermitas del siglo XVII de Justo y Pastor y La Barca.