Vega de Liébana se encuentra ubicada en el extremo occidental de Cantabria, su situación montañosa y la comunicación a través del Desfiladero de La Hermida, la convierten en una zona ideal para disfrutar de la montaña y  buscar la paz en un entorno totalmente natural. Numerosos arroyos discurren por este territorio, cabe resaltar el valle de Cereceda y los puertos de Río Frío. Sus extensos bosques configuran un hábitat excepcional para espacies como el corzo, oso pardo, jabalí, águila real, zorro…

Vega de Liébana mantiene tradiciones como los populares bailes del “Pericote” y el “Trepeletré”. En Ledantes se conserva la única “pisa” de Cantabria primitivo artilugio de madera para la fabricación textil.

Las principales actividades son la ganadería y la agricultura, las cuales son la  base sobre la que se construyen los elementos básicos y más conocidos de su oferta gastronómica: el cocido lebaniego, el orujo, la fruta… La belleza del paisaje junto una gastronomía basada en productos locales de gran calidad le han convertido en un destino turístico muy valorado.
Son también reseñables  las casonas barrocas escudadas en Valmeo, Barrio, La Vega y Dobres, así como las iglesias de San Jorge de Ledantes y de Valmeo, esta última del siglo XV.

Todo esto hace de la comarca Lebaniega un destino incomparable, en el que podremos disfrutar como en muy pocos sitios de hermosos valles y montañas, monumentos, orrios , casonas, villas medievales, así como  de una  naturaleza  incomparable que no nos dejara  indiferentes. Sazonado con una oferta gastronómica autóctona de la más alta  calidad y disfrutando de la proximidad al Parque Nacional de los Picos de Europa, así como del Camino Lebaniego.