Situado al sureste de la cabecera comarcal, por este área de montaña lebaniega discurre el río Bullón formando un estrecho valle, dando lugar a un hermoso paisaje constituido por pequeños pueblos, ricos pastos y bosques bien conservados, carrascales en las zonas bajas, para pasar a extensos robledales y hayedos en el curso alto.

Pesaguero es un municipio rico en manifestaciones arquitectónicas de valor histórico, tanto desde el punto de vista religioso como desde el civil. Variedad de iglesias rústicas aparecen por todo su territorio como la de Lomeña.

En Avellanedo y Valdeprado se conservan dos de los pocos hórreos que aún existen en Cantabria.

La actividad económica básica de la población se centra en la ganadería de montaña: vacas , ovejas y cabras. Por otro lado, la agricultura se basa en la pradería para el ganado y en cultivos de tipo forrajero. La gastronomía se sustenta en la calidad de sus productos: garbanzos, orujo, queso.
Destacan las iglesias góticas de Caloca y Avellanedo, la arquitectura civil está representada por casonas de gran calidad del siglo XVIII en Vendejo y Valdeprado .

Iglesia de La Asunción de Caloca ( gótico del SXV)

En el pueblo de Caloca  podemos contemplar la iglesia de La Asunción, con nave única y ábside rectangular.  La puerta principal se abre en el muro sur, siendo abocinada, con tres arquivoltas apuntadas y capiteles decorados con líneas sencillas.