Ubicado en el valle del Deva a los  pies del macizo central de los Picos de Europa disfruta de unas vistas privilegiadas, debido a su alto valor ecológico forma  parte del Parque Nacional de los Picos de Europa..
Entre sus monumentos destacan el monasterio de Santo Toribio, en el que vivió y murió Beato de Liébana, y donde se conserva el Lignum Crucis, las casonas de Cosgaya, Espinama y Turieno , la torre medieval de Mogrovejo y  uno de los pocos Hórreos que aun se conservan en Cantabria.

Hórreos de Liébana y panera de Cades

Los hórreos son construcciones rurales realizadas íntegramente en madera. Cuatro pilares, que se denominan pegollos, sostienen cada uno de ellos una piedra, sobre la que se apoyan vigas gruesas que forman el entramado del suelo. Las paredes están realizadas con tablones de madera, estando cubiertos por tejados a dos y a cuatro aguas. La subida al hórreo se realiza por una escalera externa, los hórreos de Cantabria tenían planta cuadrada, siendo muy similares a los asturianos. En la región únicamente se conservan en Liébana, además de alguno aislado como el de Cades (conocido como la panera), en otras zonas de la región. Este concretamente esta en la localidad de Camaleño. El Ayuntamiento de Camaleño se halla también en la población del mismo nombre,  junto a la carretera que conduce a Fuente Dé.

Año Santo Lebaniego o Año Jubilar Lebaniego es aquel en el que el 16 de abril (festividad de santo Toribio) cae en domingo. Se celebra en el monasterio de Santo Toribio de Liébana desde que en 1512 se lo permitiese el papa Julio II . La razón es que el monasterio guarda el mayor trozo conocido del Lignum Crucis, la cruz en la que se crucifico a Jesucristo. Esto lo convierte en uno de los  lugares más sagrados para  la cristiandad.

Monasterio de Santo Toribio de Liébana

Llegamos desde Potes se coge la carretera con dirección a Espinama y Fuente Dé, al poco de salir de la villa se toma a la izquierda el acceso señalizado al monasterio.
Las dos puertas de entrada se encuentran en la fachada sur, ambascon arcos apuntados. La principal posee una decoración simple con  columnas con capiteles más bien toscos en su talla. La conocida como Puerta del Perdón debió construirse más tardíamente, en el siglo XV o principios del XVI, ya que algunos de sus detalles decorativos, como la moldura exterior, son típicas de finales del Gótico. En el exterior sólo son reseñables las ventanas de estilo gótico que se abren en los muros de la nave y sobre todo en los ábsides.  En el interior todas las bóvedas son de crucería, con arcos apuntados, sustentados en pilares de planta cruciforme con columnas adosadas. Entre la escultura monumental destaca la de los capiteles del ábside central donde se representan escenas de la vida de Santo Toribio.

Mogrovejo

Llegamos desde la carretera de Potes a Fuente Dé ,de este pueblo cabe destacar la torre de finales del siglo XIII. La iglesia probablemente es del siglo XVII, las casonas del siglo  XVII y del XVIII . Mogrovejo es una pequeña aldea que conserva un importante conjunto de casas populares lebaniegas y algunos edificios singulares, entre los que destaca la torre medieval.

La torre medieval es de finales del siglo XIII, tiene planta cuadrada, estando rematada por almenas cuadradas. En torno a la torre se construyeron diversos edificios, algunos de ellos en ruinas, entre los que destaca la casa solariega adjunta que fue remodelada en el siglo XIX, con capilla de planta rectangular.

Otro edificio singular es la iglesia parroquial, probablemente del siglo XVII, que tiene nave rectangular cubierta por bóvedas de crucería, cuenta con un retablo barroco con los escudos de los Mogrovejo, destacando la escultura de una Virgen flamenca de finales del siglo XV.

Además se conservan algunas casonas entre las que destaca la de Vicente de Celis, con el escudo de los Estrada, del siglo XVI. Las casas populares son de tipo lebaniego, con la planta alta frecuentemente abierta al exterior y paredes de entrelazo de varas, forradas con manteado de barro que delimitan un espacio generalmente dedicado a pajar, algunas de ellas con acceso al segundo piso con patín de influencia asturiana. En cuanto a otro tipo de edificaciones populares hay que reseñar la aparición de varios hornos de pan de forma semicircular y un hórreo.

La casa del Oso

Las entradas tienen un precio de 3€. (niños y jubilados, 1€, y grupos de más de 15 personas, 2€).
Las salas exhiben  la relación entre hombres y osos durante la prehistoria y la edad medial, así como los aspectos más relevantes de los osos cantábricos.
Aunque el oso pardo sigue siendo una especie en peligro de extinción, su población en España se ha incrementado tímidamente,.
Se puede visitar  en Fuente De.

Fuente Dé cuenta con un teleférico que salva  un desnivel de 753 m con una longitud de cable de 1840 m. A la estación superior del teleférico se le llama El Cable. Allí existe un mirador sobre el valle. El trayecto se realiza en poco más de 3 minutos y medio y permite disfrutar de unas vistas espectaculares.

Torre de Quintana ( gótico, entorno SXV)

Llegamos Desde la localidad de Hazas de Soba se toma un camino que lleva al pueblo de Quintana (Cillorigo de Liébana). La torre se encuentra cerca del pueblo en una pequeña loma, junto al cementerio.
La torre de planta cuadrada, es de tres pisos y esta rematada por un tejado a cuatro aguas. Los muros son de mampostería, excepto en esquinales , donde se utiliza la sillería. La fachada principal es la meridional, a la que se accede por una rampa de empedrado, que llega a la puerta con arco de medio punto. En la primera planta del edificio tiene pequeñas ventanas cuadradas y saeteras; en el segundo piso hay varias ventanas de medio punto y saeteras. En el resto de las fachadas hay ventanas similares. En la esquina Suroeste de la torre se ha adosado un pequeño edificio de una altura. La cerca, probablemente de época carlista, es de mampostería, tiene planta rectangular se conservan restos de un foso en el lado Norte de la cerca. Durante las guerras carlistas, fue utilizada militarmente, por lo que fue atrincherada y reformada. La fortaleza cambió varias veces de mano durante la Primera Guerra Carlista, hasta la victoria de los liberales en 1836.