La comarca de Liébana esta situada al suroeste de Cantabria,  es uno de los destinos más bellos para hacer turismo rural. Se encuentra rodeada de por altas montañas, enclavada dentro del parque nacional de los Picos de Europa.

Esta comarca disfruta de un peculiar y benévolo microclima que la hacen un destino idóneo, ya que en el fondo del valle disfrutan de un clima mediterráneo y a medida que ascienden se va imponiendo el riguroso atlántico, permitiéndonos disfrutar de sus cumbres nevadas.

En este entorno podrás disfrutar como en ningún otro sitio del contacto con especies protegidas, como el oso, el urogallo, el águila real o el rebeco , así como disfrutar  de sus ríos salmoneros.

Por otro lado pone a disposición del viajero una gran red de rutas por la naturaleza para el uso y disfrute de los amantes de la aventura .

Liébana es rica en retablos, imágenes , pinturas populares y torreones medievales. Pero, por encima de todo, está la presencia de sus tres monumentos singulares: Santa María de Lebeña; Santa María de Piasca y el Monasterio de Santo Toribio de Liébana. Tres visitas obligadas, junto con las numerosas casonas solariegas blasonadas, que sirven para que el viajero que se acerca a Liébana disfrute plenamente de la riqueza monumental de esta comarca.

Cabe destacar que la comarca de Liébana también destaca por su rica gastronomía ya que cuenta con una importante tradición en la elaboración de quesos con denominación de origen propia;  Quesucos de Liébana y el queso Picón de Bejes y de Tresviso. También destacan por su calidad los embutidos de carne de jabalí y venado.

El plato típico es el cocido lebaniego, a base de garbanzo, además en  Liébana  se produce miel, legumbres, muy buena fruta y frutos secos. Muy reseñable es  el famoso licor de orujo.
Muchos de estos productos pueden adquirirse en el tradicional mercado que se celebra cada lunes en Potes.