Conjunto histórico-artístico desde 1889

La villa fue declarada conjunto histórico-artístico en 1889.​ En sus inmediaciones se encuentra la cueva de Altamira, protegida como Patrimonio de la Humanidad.

La localidad de Santillana del Mar es sin duda es una de las localidades más bellas de España. Cuenta con una estructura y arquitectura de la Alta Edad Media que ha permanecido casi intacta hasta nuestros días desde la época de la capital de las “Asturias de Santillana”. La Colegia ta de Santa Juliana, la obra más importante del románico en Cantabria,siendo un magnífico colofón de la visita a la villa.
Colegiata de Santa Juliana , en el siglo IX unos monjes trajeron las reliquias de Santa Juliana y para su custodia se edifico una hermita y monasterio. Gracias al apoyo nobiliario, se convirtió en la abadía más importante de Cantabria en la Edad Media. De aspecto monumental el exterior, está construida en sillería arenisca. Con los siglos se le han añadido algunas construcciones, como la logia sobre el muro sur, la sacristía y la casa del abad que en ningún momento rompen la armonía.
Cueva de Altamira, descubierta por Marcelino Sanz de Sautuola en 1879, está ubicada en una colina próxima a la villa de Santillana del Mar, a tan solo unos Kms. Actualmente, son las cuevas más importantes y famosas del Paleolítico a nivel mundial. La cueva de Altamira ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y es una de las joyas más importantes de Cantabria y, probablemente de España, dado su reconocimiento universal. Aunque es muy complicado visitar las originales, sí que puede visitarse la réplica exacta.
Queveda, en este publito encontramos la torre de don Beltrán de la Cueva, construcción del siglo XVI, con dos pisos y ático almenado. Presenta un magnífico escudo con leones como tenantes.
Viveda , es de interés la portada románica de la iglesia y la casa-torre de Calderón de la Barca, familia de la que descendía el gran dramaturgo Pedro Calderón de la Barca.
Playa de Santa Justa, la única playa del municipio es la pequeña pero hermosa, dentro de la propia roca encontramos la hermita de Santa Justa, y aunque pertenezca ya a Suances a pocos metros encontramos la torre de Tagle.