Un enclave en el corazón de Cantabria.

Santiurde se acuesta en una ladera perfectamente orientada al sur bajo la que discurre el Besaya que, al poco, da lugar a una primera hoz, adelanto de lo que será la espectacular garganta de Bárcena. El paisaje no difiere mucho del que vemos en Lantueno. Los bosques de frondosas (haya y roble) adquieren quizás más profundidad que en aquel caso, en las vertientes de los barrancos de Santiurde y de la Valleja Negra, al oeste y sur del caserío, respectivamente.

En Rioseco destacamos la Iglesia románica de San Andrés , de finales del siglo XII, una de las obras más importantes de la época que encontramos en la cuenca del Besaya. Tiene una sola nave y en su interior destacan los capiteles del arco triunfal.