Tierra de Legiones, tierra de romanos.

Fue fundada entre los años 15 a 13 a. C. por la Legio IV Macedonica romana, al final de las guerras cántabras, muy posiblemente sobre un castro cántabro preexistente. Julióbriga nace en la zona de mayor densidad de población cántabra, en el mayor punto de tensión durante la guerra emprendida por el emperador Augusto, con el objetivo de romanizar la región y sin merecer un estatuto de privilegio.

 

A tan solo 4 kilómetros de Reinosa, en la localidad de Retortillo, en ella hallamos las ruinas de “Iuliobriga” o Julióbriga, fundada por la IV legión romana en el siglo I a.C., posiblemente sobre un antiguo castro cántabro.

Las ruinas apenas dejan entrever la que fue la mayor y más importante de las ciudades romanas en Cantabria. Se estima que las excavaciones solo nos dejan admirar un cinco por ciento de lo que fue una ciudad de al menos veinte hectáreas. En la actualidad, sobre las propias ruinas está levantado el pueblo de Retortillo
En estos restos podemos distinguir tres partes bien diferenciadas;

  • Junto a la iglesia románica de Retortillo, que se levantó sobre las ruinas de la ciudad de Julióbriga aparecen los restos de los que debió ser un edificio público columnado, un foro.
    “La Llanuca”, donde se descubrió la planta, en cimientos, de viviendas con peristilo y buen número de habitaciones. Al parecer pertenecen a dos casas con patio central, construidas en el siglo I d.C. para gentes de elevado estatus.
  • En la zona a la izquierda de la carretera se descubren grandes casas populares con sus patios empedrados, columnas, mosai cos, etc. Hay dos casas importantes, la llamada “casa de los Morillos”, en la que se encontraron en la cocina dos figuras metálicas con forma de toro, empleadas para sostener la leña. Se construyó sobre el 80 d.C.
  • Anexa a la ciudad de Julióbriga encontramos también la Iglesia románica de Santa María , desde la cual podemos subir por sus escaleras y contemplar una bella panorámica del entorno.Junto a la iglesia, se encuentra una necrópolis altomedieval de lajas, piedras y sarcófagos que podría ir de los siglos VIII al X. De la necrópolis junto a esta iglesia es la estela con el nombre de Teudesinde que se conserva en el Museo Regional de Santander.

Colegiata de San Pedro de Cervatos, en Cervatos, fue un monasterio fundado al parecer en el 999 por el conde Sancho de Castilla que le concedio fueros. Estos fueron confirmados por Fernando IV y los reyes sucesivos. Es uno de los monumentos más populares y valorados del románico cántabro. Lo más destacado de la Colegiata de San Pedro de Cervatos es la puerta.
En Bolmir encontramos la Iglesia románica de San Cipriano,en el interior destaca sobre todo el arco triunfal.
El Castro de Las Rabas , se localiza en el paraje del mismo nombre, a 1,5 km al noroeste de la localidad de Celada Marlantes . Las excavaciones llevadas a cabo en Celada Marlantes nos dan noticia de un poblado cántabro de la segunda edad de hierro de los siglos II-I a.C. El poblado estaba en la vaguada al norte de Las Rabas, lugar resguardado donde todavía pueden verse las catas que se abrieron en busca de tierras carbonosas donde aparecían fíbulas, cerámicas a mano, a torno de importación celtibérica, cuchillos afalcatados, mangos de hueso grabados, etc.