Capital del valle.

Lo primero que nos sorprenderá son sus típicas casas montañesas, entre ellas destaca la torreón de Nuñez Bustamante, del siglo XVII. Aun destacando esta, no podemos dejar pasar la oportunidad de echarle un ojo a otras como la Casona de Collantes, Ceballos o Quevedo que hacen que Arenas de Iguña sea un hermoso conjunto monumental.

En Las Fraguas, destacar la iglesia de San Jorge, de estilo neoclasico. Iglesia de gran interés debido a la escasez de monumentos neoclasicos puros en Cantabria.

Conocida la iglesia de San  Jorge como “El Partenon” por que fue construida a modo de templo romano en 1890 por los duques de Santo Mauro. 

El palacio de Los Hornillos, de estilo ingles, que fue diseñado por el arquitecto ingles Selden Wornum. Fue un precedente del palacio de la Magdalena, el palacio posee uno de los parques mas bellos de Cantabria, con sus estanques, lagos y especies variadas de arboles. 

Aprovechando la zona, no debemos dejar pasar la oportunidad de acercarnos a Bostronizo donde podremos admirar uno de los mejores tesoros del valle, la ermita mozarabe de San Roman de Moroso. 

IMPORTANTE: Para llegar partiremos desde lo alto del pueblo, donde hallaremos un cartel indicativo, que marca el comienzo de una pista forestal de 3.5Km si os animáis a visitarla deberéis dejar el coche allí y hacer el recorrido a pie.