El pelo plateado de una anjana da nacimiento al Asón.

Siendo uno de los municipios mas grandes de Cantabria, alberga uno de los patrimonios naturales más amplios de Cantabria. Da cobijo al 25% de las cuevas de la región, pero no queda ahí lo que nos ofrece pues sus bosques de hayas, robles y encinas harán que los amantes de la naturaleza se enamoren sin remedio alguno.

El parque Natural de los Collados del Asón nos dará una alternativa tanto para los más deportistas que les guste el senderismo, como a los más familiares con sus merenderos.

La comarca del Alto Asón, en Cantabria, es el paraíso de las cuevas. En toda Europa no hay otra zona con tanta cantidad y calidad de galerías, pozos y ríos subterráneos. Aquí tenemos la cueva más grande de España, El Mortillano, y alguna de las más conocidas en el mundo espeleológico.

En los últimos años también nos hemos convertido en una zona especializada en Vías Ferratas, de las que tenemos la mayor concentración de la Península Ibérica, en un radio de 10 km tenemos cuatro itinerarios.

Pero no todo es naturaleza y como en el resto de la región el patrimonio arquitectónico nos dejara sin habla. En la localidad de Quintana podremos visitar la iglesia de San Felix de QUintana de principios del siglo XV. Los lienzos de la bóveda conservan interesantes pinturas de principios del siglo XVI, representan a San Miguel y el Juicio Final. Sin irnos de la zona, la torre de los Velasco nos deleitara con su imponente presencia. 

Nos desplazamos hacia La Gandara, donde encontraremos el centro de la actividad comercial así como el centro de los servicios de la comarca. Aquí los más valientes podran disfrutar de unas vistas sin igual del río gandara y sus cascadas desde un mirador suspendidos sobre el vació. 

En Rozas, aquí estaba la casa torre del siglo XVI de la familia Ezquerra. Actualmente solo se puede apreciar una casa muy reformada en cuya portalada figura el escudo familiar.  Podremos dedicar un rato a visitar la iglesia estilo gótico rural de San Miguel, dentro alberga un retablo, cuya obra data de 1572. Siendo uno de los mejores de Cantabria, contiene doce tablas hispano – flamencas que veremos distribuidas por dos pisos. No deberíamos perder de vista en la iglesia el sepulcro de Pedro Ezquerrra, de 1498, portando una espada y un halcón. 

Si nos pasamos por La Revilla podemos visitar la iglesia de San Fausto, del siglo XVII, sin duda la mas llamativa del valle, en su interior encontraremos monumentos funerarios a Rodrigo Gomez de Rozas, fundador y caballero de la Orden de Santiago. Si nos fijamos en la zona nos daremos cuenta del contraste con el paisaje al ver como las casas de los indianos, del siglo XIX y XX con sus palmeras destacan.