Lugar de importantes victorias y morada de un virrey.

Durante la primera guerra Carlista, Ramales se gano el apelativo que posteriormente se añadiría a su nombre “de la Victoria”, gracias a la victoria del bando liberal frente a los Carlistas. Pero no es esta la única historia que esconde Ramales de la Victoria. 

La zona cuenta con importantes cuevas prehistóricas como la cueva de Covalanas.

La cueva de Covalanas es popularmente conocida como la cueva de las ciervas rojas. Se localiza en la ladera noreste del Monte Pando, encima de la cavidad de El Mirón. Esta última, utilizada como lugar de habitación durante, al menos, los últimos 45.000 años.

En la villa de Ramales podremos encontrar el Palacio de Revillagigedo, este palacio fue residencia de Don Juan Francisco de Güemes y Horcasitas, virrey de México desde 1746 y primer conde Revillagigedo. Durante las guerras Carlistas este edificio tuvo una importancia ya que fue utilizado como defensa. La iglesia de San Pedro se encuentra en la plaza, que junto con las casas del siglo XIX forman un conjunto de gran belleza que nos trasportara a otra época.