Donde el río Agüera se convierte en ria.

Dispersas por el municipio podremos encontrar múltiples casonas nobles, como por ejemplo la situada en Rioseco, Casa-Pinta, cerca la iglesia de San Vicente te la Maza.

Si buscamos un ejemplo de renacimiento en Cantabria, el mejor ejemplo es la iglesia de San Vicente de la Maza, se edifico a mediados del siglo XVI siendo una excelente muestra de las llamadas iglesias columnarias, situada en un encinar y coronando una pequeña colina. Si nos acercamos a la ermita de las Nieves, podremos disfrutar de unas maravillosas vistas panoramicas de la comarca. 

El 5 de Agosto los guriezanos acuden en romería a venerar a su patrona, lo clásico es hacer la subida a La Granja, cruzando el valle, entre parajes típicos y casas de labranza.

La ferreria de La Yseca, situada en la localidad de la Magdalena nos recuerda la relevancia de Guriezo en la historia por su tradición en la industria del hierro.

La ferrería de La Yseca es considerada la más antigua de Cantabria. Su origen parece remontarse al siglo XIII. En 1609 aparece documentada como propiedad de Diego Marroquín de la Iseca. Se trata de un edificio de planta rectangular, con fragua y naves para el mazo y los barquines, separadas por cuatro carboneras. Se conserva el mecanismo necesario para hacer funcionar el ingenio hidráulico, restos de hornos de calcinación y la correspondiente presa en el río Agüera. La actividad ferrera requería carbón vegetal; en los montes circundantes es posible localizar los vestigios de las carboneras centenarias. También en Guriezo, concretamente en Agúera, se conservan las ruinas de otra ferrería.

Si nos fijamos en los alrededores de la ferreria podremos encontrar una casona-palacio, en concreto la de Marroquín.